BLOG


Básicos del liderazgo: ¿tienes lo que se necesita?

Para fortalecer tu equipo de trabajo, no basta con pegarse un letrero en el pecho que diga “líder”, sino que es una labor que va más allá del reconocimiento como tal, la cual no debe tomarse a la ligera pues el éxito o fracaso de tu grupo será en medida a las decisiones que tomes y el empeño que pongas para que todos los miembros crezcan profesional y comercialmente.

Si crees que un líder es eso sólo por estar situado un escalón arriba de un equipo de trabajo, te recomendamos que lo pienses dos veces, ya que para ser un excelente líder se necesitan ciertas cualidades que te ayudarán a fortalecer los lazos con los miembros de tu grupo e impulsar su labor de ventas. Por este motivo, hoy te compartimos las cualidades básicas del liderazgo:

• Buen ambiente

Es fundamental que promuevas un ambiente de respeto y compañerismo, que seas cordial con todos los miembros de tu equipo y procures que la armonía sea parte del ritmo de trabajo ya que, de acuerdo con varios estudios, esto ayuda a que el grupo se sienta motivado y con ganas de alcanzar todas las metas.

Si existen conflictos internos, como líder debes tomar las riendas de la situación y ser la parte conciliadora proponiendo soluciones que beneficien a ambas partes para no afectar a los involucrados. Recuerda que mantener el profesionalismo y el buen ambiente de trabajo es una parte sumamente importante para que la productividad no disminuya.

• Reconocimiento

No hay metas pequeñas. En un equipo de trabajo cada logro, por mínimo que sea, debe ser reconocido y valorado, ya que esto hace que los miembros se sientan parte del grupo y estén motivados para seguir desempeñando sus labores con el mismo entusiasmo.

Por otro lado, es importante dejar de ver las equivocaciones como fracasos. Como líder, es tu labor impulsar a los miembros de tu equipo a aprender de sus errores y motivarlos para que vuelvan a intentarlo desde otro punto de vista. Asimismo, esto puede ayudar a los demás integrantes a identificar las situaciones riesgosas y así evitarlas.

• Inteligencia emocional

Actualmente es más inspirador trabajar con alguien que tiene una excelente actitud, que con un jefe autoritario y tirano que cree tener la razón universal y verdadera. Hoy en día es más valorado un líder emocionalmente inteligente, quien es tolerante y respeta el trabajo de los integrantes de su equipo.

La flexibilidad ante todas las opiniones y puntos de vista es una parte importantísima en este punto, ya que un líder abierto a todas las opiniones, logrará que todos los miembros del equipo se sientan escuchados y valorados al llevar a la práctica las recomendaciones que hacen para mejorar el desempeño en conjunto. Eso sí, es importante que, bajo tu experiencia, pruebes aquellas sugerencias que te parezcan factibles y, amablemente, descartes las que sepas que no han funcionado, exponiendo los motivos por los cuales las rechazas.

• Confianza

Aprender a delegar tus actividades a los miembros de tu equipo y permíteles realizar estas tareas libremente para que puedas generar un vínculo de confianza con ellos. Es importante que des este salto de fe para que tu grupo se sienta motivado a adquirir mayores responsabilidades y a crecer paulatinamente.

Asimismo, dentro del ambiente de confianza debes mostrar mayor apertura para conocer a cada uno de los miembros de tu equipo, ya que esto te ayudará a saber cuáles son sus metas, necesidades y motivaciones personales y profesionales, ya que con esto podrás entender sus contextos y capacidades para entender sus fortalezas y áreas de oportunidad con la finalidad de poder delegar de acuerdo con esta información.

• Participación

Si pensabas que como líder sólo ibas a pasar tu tiempo sentado sin hacer nada o serías una especie de director de orquesta, te recomendamos que replantees tu posición lo antes posible. El trabajo en equipo es algo que se debe desarrollar en conjunto y estar sentado en un pedestal viendo cómo los demás hacen sus labores, no es la mejor opción.

En estos tiempos, de acuerdo con encuestas organizacionales, trabajar con un líder que tiene la disposición y la actitud de trabajar de la mano de sus colaboradores es señal de que las cosas se están haciendo bien. Te recomendamos que involucres a los integrantes en la toma de decisiones, así como en la generación de soluciones, pues esto no solo te permitirá tener distintas perspectivas, sino que además generarás una comunicación más abierta en tu grupo, así como motivación en la participación y el compromiso hacia la labor que desempeñan.

• Planeación a futuro

No es suficiente con realizar acciones en el presente. Para motivar a tu equipo de trabajo, también es necesario considerar los planes a futuro y compartirlos con tu grupo, desde cómo estás proyectando el crecimiento profesional de cada uno hasta las acciones que tomarás para que esto suceda.

Esto no sólo les ayudará y motivará, sino que también les hará ver que el crecimiento es algo que planeas hacer en conjunto y que cada uno es una parte fundamental para lograrlo. Con ello se generará un sentido de pertenencia al equipo y les permitirá sentir estabilidad laboral y económica, lo cual deriva en un mejor desempeño de sus actividades.

Tags :

« Go back to the previous page