BLOG


8 sencillos tips para ser un líder extraordinario

El liderazgo no es algo sencillo. No es levantarse el cuello y decir “aquí se hace lo que yo digo”. Es tener la capacidad de conducir a tu equipo al éxito y hacerlo de una manera humana y con colaboradores que te apoyen porque confían en ti y tus capacidades. Por eso, hoy te traemos ocho consejos que te ayudarán a ser un mejor líder:

1. Fomenta la diversidad de opiniones

Los jefes promedio crean equipos en los que todos piensen de la misma manera, sin embargo, los jefes extraordinarios tratan de recurrir a una amplia variedad de puntos de vista y opiniones. Esto es una gran ventaja que los grandes líderes aprovechan para entender mejor las condiciones del mercado y las acciones que se pueden llevar a cabo para sacar provecho de estas. Los buenos líderes contratan y promueven que se evite la uniformidad de pensamientos.

2. Aprende cuándo deben caducar los procesos

Los jefes promedio se aferran a los productos y procesos que los llevaron a la cima del éxito. Por otro lado, los líderes extraordinarios siempre tienen en mente que la mayoría de los productos y servicios tienen una vida relativamente corta antes de ser reemplazados por otros más nuevos; saben que la “próxima generación” probablemente utilizará tecnologías totalmente diferentes; están, por lo tanto, más que dispuestos a sacrificar y sustituir los bienes y servicios actuales, especialmente cuando están vendiéndose de manera increíble.

3. Habla con el corazón

Los jefes promedio procuran ser serios y distantes, ocultando sus emociones detrás del parloteo incesante con terminología propia de la industria para sonar como expertos en el área, así como palabras que esconden otros significados para “tratar” de aminorar el impacto de una noticia no tan agradable. Por el contrario, los jefes extraordinarios hablan honestamente sobre sus metas y deseos, admiten sus puntos vulnerables, y piden ayuda y comprensión de su equipo, a quienes les expresan gratitud cuando hay un acierto y avances; pero cuando cometen un error, aprenden de él y buscan la forma para hacerlo mejor la siguiente vez.

4. Crea un clima de confianza

Esto es tan sencillo como plantear la siguiente pregunta: ¿Confiarías en un líder al que no le puedes creer ni la hora? El éxito en los negocios significa lograr un sueño en conjunto, incluso cuando este parezca imposible de alcanzar. Sin embargo, la gente simplemente no puede creer en lo imposible cuando no cree en lo que los líderes piden de ellos para lograrlo. Los empleados saben, instintivamente, cuando sus jefes están mintiendo y luego se sienten con derecho a decir mentiras también. En contraste, la construcción de una cultura de confianza y verdades, sienta las bases para que la inspiración llene la imaginación.

5. Fomenta la fraternización

Los jefes promedio aman los lugares, como comedores ejecutivos, en los que los altos mandos están separados de los simples mortales. Los líderes extraordinarios prefieren beneficios como salas de juegos y actividades que ayuden a promover la interacción social, tanto entre los equipos de trabajo, como entre directivos y otras figuras, pues el objetivo es facilitar que los empleados puedan construir relaciones y amistados para que todos entiendan que nadie debe ponerle el pie a nadie, pues todos están juntos en el mismo barco.

6. Entiende la vida familiar de tus empleados

Los jefes promedio ven a las familias como distractores para realizar un buen trabajo en los negocios reales. Los líderes extraordinarios, sin embargo, saben que múltiples estudios demuestran que la productividad incrementa sustancialmente con la presencia de guarderías infantiles dentro o cerca del centro de trabajo, y que trabajr desde casa hace que los padres sean más productivos, por lo tanto, estos líderes ayudan a que sus empleados sean menos distraídos y más fructíferos, buscando la forma de auxiliarles para estar mejor conectados con sus familias.

7. Financia y apoya las prácticas de voluntariado

Los jefes promedio ven la caridad corporativa en términos financieros y monetarios de los cuales no pueden sacar provecho. Los jefes extraordinarios fomentan actividades en grupo para crear interacción social, desde conciertos benéficos, programas de tutores para las escuelas, ventas de pasteles y otras; esto logra crear una interacción social y construye, así, un mayor sentido de pertenencia, tanto dentro de la empresa, como con la comunidad en general.

8. Reduce la burocracia y empieza a delegar

Los jefes promedio concentran todo el poder de decisión en la parte superior de la pirámide jerárquica lo cual, inevitablemente, deriva en la creación de la burocracia (por ejemplo, pensemos en la estructura del gobierno). Los líderes extraordinarios saben de antemano que la burocracia y la toma de decisiones centralizada, crea fricciones y gastos indirectos que resultan en la ralentización del tiempo de crecimiento; por lo tanto, los grandes líderes tienden a delegar el poder a los miembros de su equipo, creando así organizaciones horizontales que, a la larga, se vuelven más adaptables.

¿Tienes lo que se necesita para ser un líder extraordinario?

Tags :

« Go back to the previous page