BLOG


7 señales de que estás destinado a ser un emprendedor

Ser tu propio jefe no es para todos. Si bien el emprendimiento viene con la libertad y la flexibilidad, hay también una gran responsabilidad y una mayor necesidad de disciplina. ¿Quieres saber si estás preparado para ser un emprendedor? Aquí te traemos siete signos reveladores que te dirán si estás listo:

1.Eres una persona con iniciativa

Tomar la iniciativa es crucial en el emprendimiento. Nadie está vigilando sobre tu hombro para decirte que hacer y qué no, ni cuando comenzar y terminar. Tienes autocontrol e impulso natural para evitar que el trabajo pase a segundo plano ni dejar que las miles de distracciones te inunden.

Una buena indicación de que eres una persona emprendedora es tu participación en grupos o causas que no te proporcionaron ninguna ganancia monetaria. Si en la universidad empezaste una organización que no estaba ya establecida, o eres voluntario en una organización benéfica en tu comunidad, tienes una personalidad perfecta para hacer las cosas por ti mismo, lo que podría ayudarte a darle vida a tu visión con mayor facilidad.

2. La pasión prevalece

Una actitud apática no está asociada con un éxito arrollador como emprendedor. Si no amas realmente lo que haces, será difícil superar los obstáculos inevitables a los que te enfrentarás. Comenzar un negocio propio raramente trae el éxito de la noche a la mañana. De la falta de clientes a los beneficios, no es un asunto sencillo y, se vuelve peor, sin una pasión innegable por la industria en la que estás entrando, será complicado mantenerte a flote entre las decepciones y los tiempos difíciles por delante.

3. Tienes facilidad para tratar con la gente

A pesar de ser una persona solitaria, esa característica no significa que no puedas ser emprendedor en potencia, carecer de sentido común social es lo que podría dificultar tu éxito. Tener habilidades para tratar con la gente puede tomarse como una habilidad natural de un emprendedor, ya que la comunicación es una necesidad en cualquier emprendimiento de negocios. Sin ella, podrías enfrentar dificultades para crear contactos, atraer a los clientes y hacer redes dentro de la industria en la que te desarrollas.

4. Te niegas a aceptar un “no” por respuesta

Renunciar fácilmente no es un rasgo típico de los emprendedores. Asegurar tu propio éxito requiere perseverancia y la capacidad de ser persuasivo, así como bastante creatividad. No todo va a salir exactamente como estaba planeado y las personas, permisos, leyes y códigos pueden convertirse rápidamente a obstáculos que inhiben el crecimiento de tu negocio. Es necesario que poseas la fuerza para superarlos o probar otras opciones.

5. Eres un pensador creativo

La creatividad no es sólo una cualidad que se encuentra en escritores y artistas, también es un componente común de los emprendedores. Una investigación identificó que, mientras que sólo el 47 por ciento de las personas son pensadores creativos, el porcentaje salta a más de tres cuartas partes cuando se enfoca en los emprendedores. Dado que la búsqueda de formas innovadoras de resolver problemas ordinarios es parte del pensamiento creativo, en realidad no es tan sorprendente que la mayoría de los emprendedores piensen diferente.

6. Eres competitivo por naturaleza

Hay una razón por la que algunas empresas reclutan atletas para ventas y negocios. El deseo de elaborar estrategias y alcanzar la victoria se traduce perfectamente en los negocios. Si has practicado deportes desde pequeño o eres del tipo que se destaca cuando se enfrentan con un poco de rivalidad, podrías tener justo lo que se necesita para ser un empresario. Una naturaleza competitiva te obligará a no sólo ser mejor sino a destacarte.

7. Te gusta trabajar mucho

Al final del día, los que están dispuestos a poner su mayor esfuerzo, son los que usualmente obtienen una mayor recompensa. Si eres del tipo de persona al que le gusta hacer el mínimo esfuerzo, es probable que la gran carga de trabajo del emprendimiento te entierre. Los emprendedores no tienen miedo a realizar más de una labor, al trabajo durante el fin de semana o el sacrificio para el éxito de su negocio.

Como emprendedor tu producción se verá afectada directamente por tus acciones y si no estás dispuesto a poner todo tu tiempo y esfuerzo en alcanzar tus objetivos, lo más probable es que tus grandes ideas se estanquen.

Tags :

« Go back to the previous page